Blogia
... be different

¿clase de cocina?

¿clase de cocina?

Vez, J.M. (Dir.) (1996): ENGLISH LANGUAGE MODULAR PACKS For E.S.O., MODULAR PACK 3, EVALUACIÓN (1), VI, Una asignatura pendiente, MEC, EDELVIVES; 34-35.


“QUÉ Y CÓMO EVALUAMOS LOS PROFESORES”


"Los gaps metodológicos entre los profesores cada vez son mayores.
Ejemplo culinario: hay profesores que intentamos enseñar a los alumnos a cocinar sus propios platos y a analizar las cualidades que tiene cada uno, para que sean lo suficientemente autónomos como para cocinar y tomar aquello que les es necesario y que les sienta bien…; pero es que la mayoría sigue limitándose a darles platos precocinados, revenidos, fríos y bien machacaditos para que los alumnos los engullan a narices y los vomiten tal cual el día del examen…
Y qué conseguimos con esto…, pues que los alumnos sigan pidiendo comida –basura o rápida- porque lo demás les exige esfuerzo…, les exige tomar decisiones…, les obliga a pensar…
Primero les debemos preguntar qué es lo que les apetece… y lo que necesitan… Y luego… se les enseña a preparar eso."

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

mariña -

Totalmente de acuerdo... "we know nothing" (al menos yo); por eso es importante romper los anillos que no nos dejan acceder a los múltiples senderos por los que discurre la evaluación. A este respecto, el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas presenta un extenso abanico que nos puede servir para abrir nuestros círculos o al menos ampliarlos. De cualquier modo, considero que las primeras evaluaciones a tener en cuenta para poder actuar en este campo son la autoevaluación y la co-evaluación, y por lo tanto estar abierto a críticas que nos hagan cambiar.
¡Gracias mil! Uno de mis comentarios favoritos: es una anécdota preciosa.

José Manuel Vez -

En las Memorias de Benjamin Franklin se recoge una curiosa anécdota que puede
ilustrarnos sobre el particular. Con ocasión de la firma del tratado de Lancaster entre
el Gobierno de Virginia y los jefes indios de las denominadas Seis Naciones, los comisionados de Virginia ofrecieron a los jefes indios la posibilidad de que media docena
de sus hijos fuesen becados para estudiar en Williamsburg College y así ser instruidos
en todo el aprendizaje que tenían los «rostros pálidos». El portavoz de los indios habló
por todos los jefes de tribu y dijo:
-«You, who are wise, must know that different nations have different conceptions of things; and you will not therefore take it
amiss, if our ideas of this kind of education happen not to be the
same with yours. We have had some experience of it; several of our
young people were formerly brought up at the colleges of the northern provinces; they were instructed in all your sciences; but, when
they came back to us, they were bad runners, ignorant of every means of living in the woods, unable to bear either cold or hunger,
knew either how to build a cabin, take a deer, nor kill an enemy,
spoke our language imperfectly, were therefore neither fit for hunters, warriors nor counsellors; they were totally good for nothing. So we decline accepting your proposal. But, if the gentlemen in
Virginia will send us a dozen of their sons, we will take care of their
education, instruct them in all we know, and make men of them.»
Sigue contando Franklin que la respuesta de los indios ofendió gravemente a los virginianos, hasta el punto de que uno de ellos se acercó a hablar con un jefe indio:
-«The white man drew a small circle in the sand and told the red
man: "This is what the Indian knows", and drawing a big circle
around the small one, "This is what the white man knows".
-The Indian took the stick and swept an immense ring around both
circles: "This is where the white man and the red man know nothing".»
Igual que los indios y los rostros pálidos mantenían puntos de vista muy diferentes
a la hora de plantearse la educación de sus hijos, los profesores tenemos creencias y
formulamos opiniones de muy diversa naturaleza cuando hablamos de evaluación. Por
eso es importante llegar a clarificar de qué hablamos cuando hablamos de evaluación
y además, de qué evaluación hablamos. Claro que también puede suceder que estemos
hablando dentro de pequeños círculos que no nos permiten atisbar el anillo envolvente que rodea la inmensa llanura por la que suele cabalgar nuestra ignorancia sobre este tema.

mariña -

Ajá, sabría que morderías este anzuelo, jm!! Y todavía quedan muchas más clases, todas muy útiles para cambiar nuestras aulas (aunque tú opines lo contrario, querido). Espera que las vaya descubriendo, y no te pierdas detalle...

jm -

Clases de baile, clases de cocina... jope tía, yo quiero matricularme YA en esa asignatura!! Apenas sé bailar ni tengo idea de cocinar... y lo poco que sé... !seguro que me dirán que tengo que desaprenderlo! !Que vida!
Menos mal que aún nos queda la evaluación del "progresa adecuadamente" para rato... sino qué sería de nosotros...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres