Blogia
... be different

"¿Para qué una reforma educativa?" (II)

"¿Para qué una reforma educativa?" (II) Como había prometido, y tratando de completar un poco mi anterior artículo relacionado con la conferencia expuesta por Jaume Carbonell, intentaré resumir parte del punto que había dejado en el aire y que analizaría los principios básicos de cualquier reforma educativa.
Comentaba hace unos días que el primer aspecto fundamental del que se habló en la exposición, era el de garantizar una escuela para todos. En anteriores reformas educativas se había reflejado la necesidad de procurar la igualdad social; sin embargo ese intento se quedó precisamente en eso: la L.G.E. (1970) fue un fracaso en ese sentido y las reformas de 1990 y del 2000 supusieron sólo cierto logro cualitativo importante. A pesar de que toda la población cuenta con la posibilidad de tener una plaza en la educación, esa oferta educativa es desigual tanto en la privada como en la pública (la calidad varía independientemente de si el centro es público o privado).
a) Actualmente existen desigualdades importantes en el tramo de 0 a 3 años (Educación Infantil) porque la oferta de escuela pública es muy escasa y no todo el mundo puede costear estos estudios.
b) También hay desigualdad en el tramo de la postobligatoria: los sectores sociales más desfavorecidos son los que abandonan el sistema, van a Programas de Garantía Social, F.P. o carreras universitarias menos valoradas.
c) Otro punto que habitualmente no se tiene en cuenta en las reformas es el tema de los inmigrantes: la mayoría desaparecen del sistema educativo al llegar al Bachillerato, por problemas de pobreza, lengua y cohesión social. Existe una falta de integración en el sistema educativo y se está a un paso de la marginación social. Se deberían construir centros para la acogida de inmigrantes.
d) Un aspecto también importante, es el contexto familiar y sociocultural, ya que condiciona el futuro del estudiante, su éxito o su fracaso. ¿Se lee en los hogares? ¿Se va al teatro? ¿Se viaja? ¿Qué expectativas tienen los padres sobre los hijos? ¿Se interesan por ellos y por su actividad escolar? ¿Colaboran en el proceso de educación de los hijos?
Muchos padres no quieren, no pueden o no saben implicarse, y la escuela no puede solucionar todo lo que representa el éxito o el fracaso escolar; por eso se debe conseguir que todos los alumnos puedan adquirir un capital cultural mínimo, los objetivos mínimos. Para ello podría pensarse en llevar a cabo medidas de compensación educativa o de discriminación positiva: los alumnos más desfavorecidos deben recibir más apoyo. En el tiempo no escolar, los alumnos que no tienen un soporte en casa deben tener la posibilidad de unas horas de orientación y ayuda.
e) Otro factor de desigualdad es el relacionado con las NN.TT., ya que no todos los alumnos tienen Internet en casa o no se pueden costear actividades extraescolares (idiomas, música, ...)
La conclusión que sacamos de todo esto es que, la escuela, junto con otros agentes sociales, debe poner las medidas para paliar la desigualdad en la educación; y está claro que, para ello, también es necesario poder contar con los recursos materiales necesarios.
Si no tenemos en cuenta todos estos aspectos, no podremos conseguir una educación basada en la igualdad de oportunidades y mucho menos alcanzar al resto de los países europeos en ese rendimiento escolar que tanto nos preocupa desde los últimos informes realizados.
En un tercer y último artículo tengo la intención de exponer el otro punto importante del que habló Jaume Carbonell el pasado 25 de enero: la garantía de una escuela de mayor calidad como segundo principio básico de una reforma.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

Hola Mariña, no he podido asistir a la charla de Jaume Carbonell porque como sabes ese día tuve el seguimiento de prácticas con Eduardo Fuentes pero muchas gracias por tus aportaciones. Sólo añadir que a parte de contar o no con los recursos materiales necesarios lo más importante es la voluntad y las ganas de hacer las cosas, un buen programa educativo desde abajo. Un saludo.
Dolores.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres