Blogia
... be different

el vicio de deshacer y rebobinar

el vicio de deshacer y rebobinar

El uso cotidiano de las ya no tan nuevas tecnologías está llegando a convertirse en el más extraño de mis vicios y afecta a mi visión de las cosas de un modo que empieza a rozar lo surrealista... ¿A qué viene esto? Leyendo un artículo publicado por Kaka recordé cómo, en más de una ocasión, tras arrepentirme de haber tomado determinadas decisiones, o de perderme una u otra experiencias interesantes, intenté recurrir a la tecla de deshacer, y, al no encontrarla ante mis ojos por no haber sido todavía inventado un ordenador de la vida, pensé inmediatamente en el botón de rebobinar en un mando inexistente que controlaría mis (nuestras) acciones.

Sin embargo creo que todo esto conduce a algo positivo: tras asumir de forma equivocada que tengo el poder de dar marcha atrás en el tiempo, llego a olvidar mis inseguridades, a correr "riesgos", y finalmente, algunas veces, a meterme en "problemas"; pero es que luego paso a comprobar que estos problemas hay que afrontarlos y que incluso (oh, qué descubrimiento!) pueden tener solución; en el caso de que no la tengan, siempre está la opción de continuar con la aventura aprendiendo a caminar detrás de esa puerta que acabo de abrir y manteniendo la esperanza de que en cualquier momento todavía pueda encontrarme con las más agradables de las sorpresas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

mariña -

Grazas a ti, Kaka, por ser unha das miñas fontes de inspiración; un dos meus "musos"...

kaka -

Moitas grazas por citarme, e alédame que fora util a miña entrada.

Ao respecto dicir que apoio as opinións expresadas por todos vós, para aprender é necesario optar e facerse responsable das nosas decisións, e iso só se consegue cando tomamos algunha decisión con consecuencias, a priori, menos positivas.

Sen máis...

mariña -

...no aseguro me vaya a comer a nadie, pero por lo menos muerdo si alguien lo intenta conmigo! Je, je!

mariña -

De acuerdo con todo lo que decís, María y José Manuel, añado, aunque no soy muy refranera, el famoso dicho "de los errores se aprende" (y mucho...).
Por suerte cuento con varios elementos a mi favor: mi convencimiento de que la imperfección es perfecta y mi gran apetito (por eso de comerse el mundo...).
Gracias por vuestros comentarios!

josemanuelvez -

Yo lo veo así: Con frustración o sin frustración, nos han educado (en el mejor de los casos) para cambiar el mundo. Para 'comérnoslo'! Incluso cambiar el mundo de la educación.
Y yo creo que, tal como van las cosas, lo importante es luchar para que el mundo no nos cambie a nosotros.
De ahi la necesidad de asumir el riesgo, como dice Marykinha, y de abrir la puerta (y no cerrarla) a lo desconocido, como dice Mariña, desde la seguridad que nos da sabernos poderosos y seguros en nuestra incapacidad de abarcarlo todo y en nuestra no necesidad de ser 'perfectos'.

Marykinha -

Curioso lo que cuentas. Hoy en clase de Vez, estuvimos hablando, de que la Educación tenía que suponer una Frustración, entendiendo como Frustración, según lo dicho por Freud, un síntoma de crecimiento.
Se supone entonces, que la "frustración" es en el caso de los adultos, el proceso de maduración de nuestra forma de pensar y de ver las cosas.
Por lo general, y no tiene porque carrear el hecho de estar viciado a las no tan nuevas tecnologías, cuando haces algo y ese algo no tiene el resultado que esperas, buscas inmediatamente la forma de solventarlo. Efectivamente no tienes el botón de retroceso, ni el mando para conseguir un rewind, pero si eres consciente de lo que ha pasado, cuando te vuelvas a enfrentar a una situación parecida, ya sabes como no actuar y a la hora de acerlo, valorarás, cosas que antaño no has hecho (casi como cuando inviertes en bolsa, hay que asumir ciertos riesgos).
Bicos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres