Blogia
... be different

tolón, tolón, ...

tolón, tolón, ...

A pesar de que no me gusta demasiado la fiesta de fin de año (explico más o menos el porqué en otro de mis blogs), yo, por si acaso, sigo distintos rituales tradicionales de todos los países: me como dátiles e higos, tomo una tapita de lentejas antes de la cena (es que las que hace mi madre están...) y, por supuesto, me zampo las doce uvas de rigor con las que nunca tengo problemas (hasta el momento, claro). Bueno, en el fondo no estoy pensando en que todo esto trae buena suerte: supongo que simplemente hace más divertida la noche, aunque veremos si me río tanto al acabar las fiestas...
Como he leído por Internet, desde los inicios del Imperio Romano, enero estaba dedicado al dios bifronte Janus, que mira hacia delante y hacia atrás: al año que se va y al principio del que viene, por eso le representaban con dos rostros, uno barbudo y viejo y el otro jovencito. Los romanos invitaban a comer a los amigos y se intercambiaban miel con dátiles e higos para que pasase el sabor de las cosas y que el año que empezase fuese dulce. Esta vieja costumbre romana fue poco a poco entrando en Europa, donde con la misma finalidad venturosa comenzaron a ofrecerse lentejas, de las que se dice que propician la prosperidad económica del año que empieza. En la Edad Media la Iglesia trató de oponerse a las viejas costumbres, pero no consiguió extirpar la atmósfera disipada de la noche de San Silvestre, que se mantuvo como la última isla pagana de las doce noches navideñas (las comprendidas entre la Navidad y la Epifanía), que la Iglesia consideraba como periodo de renovación para mejorar el año venidero. La cena de Nochevieja, el 31 de diciembre, empezó a convertirse en una festividad de moda desde principios del siglo XX; y en España, la tradición de despedir con uvas el año parece ser que data de 1909.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Mónica -

Feliz Año! Soy yo.Ya ha pasado la tan temida o deseada, según los casos, noche de fin de año, año nuevo. Todavía nos quedan los Reyes, eh? Saluditos.

mariña -

Muchas gracias, Bertita!! FELIZ AÑO para ti también: esperemos que nada ni nadie te lo amargue; nos vemos por la facul... Bicos!!

Berta -

Cada día conozco a más gente que nos gusta menos salir en fin de año y todas estas tradiciones que a veces nos son tan ajenas...
lo importante es que, por lo menos, intentemos endulzar un poco el año que entra (con o sin miel...)que de amargarlo ya habrá tiempo y gente que lo intente!!!!
muchos besos y FELIZ AÑO!!!!
Mariña, sigue así en el 2006, que esto pinta genial...bikos

José Manuel Vez -

por ser los teloneros de la pancarta.
Brindo por ello!!
José Manuel Vez

Anónimo -

Pues espero que, tal como sigue hoy en día oponiéndose a todo síntoma de progreso, opte por el silencio y la oración que es lo propio suyo y no por el vocerío irracional y resentido de sus radios y
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres